martes, 10 de octubre de 2017

#ApunteEconómicoUP: ¿qué conexión existe entre la economía conductual y las profesiones? A propósito del Nobel de Economía 2017, Richard H. Thaler

Richard H. Thaler, pionero de la economía conductual, fue galardonado por la Real Academia Sueca de Ciencias con el Nobel de Economía 2017 el 9 de octubre. «Sus hallazgos empíricos y sus ideas teóricas han sido fundamentales para crear el nuevo campo de la economía del comportamiento que se está expandiendo rápidamente y que ha tenido un profundo impacto en muchas áreas de la investigación y política económica», reconocía la institución nórdica. 

Sin duda, Thaler es uno de los grandes precursores de la llamada economía conductual junto con los economistas de la talla de D. Khaneman, A. Tversky o H. Simon, cuya investigación ha estado orientada a encontrar y definir los parámetros de comportamiento humano que se esconden detrás de las decisiones de carácter económico que tomamos habitualmente. Todo un desafío a los postulados clásicos y neoclásicos de la economía donde se modeliza a un individuo que toma sus decisiones siempre de un modo racional y con toda la información disponible y clasificada por sus preferencias. Un comportamiento insuficiente y desajustado en relación al proceso de decisión que experimentamos en la realidad. 

  • Presente en la revista Profesiones 164 

El pensamiento de Thaler también fue abordado en un artículo de la revista Profesiones, nº 164, a raíz de la publicación de su libro Todo lo que he aprendido con la psicología económica (Deusto, 2016). Un recorrido sobre la consolidación de esta nueva escuela de pensamiento económico cuyo espíritu es aglutinar el conocimiento interrelacionado entre la psicología y la economía. Así, entre algunos de los conceptos de esta economía conductual, Thaler destaca el 'efecto dotación' que describe como valoramos más aquello que ya poseemos que las cosas que podríamos obtener. También el concepto de 'contabilidad mental' que define como nuestras decisiones financieras tienden a ser calibradas de manera separada y no las comparamos de manera global. O, el fenómeno de 'autocontrol', que responde a como nuestras decisiones de consumo de ciertos bienes pueden verse alteradas en tiempo y forma si no estamos seguros de poder controlar su ritmo. Especialmente con bienes y servicios adictivos como el alcohol o el tabaco, etc. 

La profundidad de la economía conductual no queda ahí, puesto que Thaler también introduce algunos desarrollos teóricos del comportamiento en los mercados cuya extrapolación es posible e interesante para las profesiones. El ya nobel sostiene que «no se puede esperar que todos tengamos los conocimientos y la experiencia necesaria para tomar decisiones óptimas en todos los ámbitos en los que tenemos que tomarlas, pero todos deseamos defender nuestro derecho a elegir por nosotros mismos». Ante ello, expone el concepto de «paternalismo libertario» bajo el cual, se persigue «influir en las decisiones de la gente de una manera tal que quienes eligen se encuentren en mejor situación para juzgar por sí mismos». 

En este sentido, el papel de las organizaciones colegiales, como los mejores conocedores del ámbito de las profesiones, es fundamental desde esta óptica de la economía conductual, pues ofrecen al potencial cliente o paciente la necesaria asesoría para poder tener un mejor criterio en su decisión del profesional al que acudir sin coartar su libertad de elección.

viernes, 8 de septiembre de 2017

#ApunteEconómicoUP: ¿cómo afecta la subida del euro a las exportaciones?

El Banco Central Europeo, el tipo de cambio y las exportaciones de servicios 
Finalmente, el Banco Central Europeo decidió mantener el tipo de interés al 0%, la facilidad depósito para los bancos al -0,4% y su programa de compra de deuda de 60.000 millones mensuales como anunció el pasado jueves su presidente, Mario Draghi

No obstante, esbozó por primera vez la progresiva retirada de esta compra de deuda pública y corporativa que tendrá más detalles en la comunicación que realice en octubre para concretar si habrá una reducción en el volumen de compra durante más tiempo o, una retirada más corta pero sin reducir tanto la cuantía de deuda adquirida. 

En cualquier caso, Draghi también mostró su preocupación ante la tendencia alcista de la apreciación del euro que se cambia ya cerca o por encima de 1,20 dólares, lo que refleja, esencialmente, más una debilidad del dólar ante la falta de confianza en la política económica americana que una fortaleza intrínseca del euro. Un fenómeno que también ha ocurrido en relación con la libra esterlina ante la incertidumbre sobre la economía británica debido al brexit. 

Esta situación condiciona de facto la política monetaria europea de lograr que la inflación subyacente crezca cercana al 2% pues, esencialmente, afecta a la baja al comprar más barato fuera de nuestras fronteras, pero también merma la capacidad exportadora europea. Otro efecto de la apreciación del euro es que beneficia a las empresas que tengan deuda en dólares al abaratarse aunque, por el contrario, si tienen ingresos provenientes desde América se ven reducidos. 

En lo que atañe a las profesiones, esta situación influye y, previsiblemente, influirá también en una mayor dificultad de los profesionales y sus empresas para exportar sus servicios. Por tanto, habrá que seguir la situación en detalle y analizar sus posibles efectos en los próximos meses. 


  • Subida del coste por hora trabajada y datos de afiliación dispares

Por otra parte, el Instituto Nacional de Estadística actualizó el viernes el Índice de coste laboral armonizado para el segundo trimestre del año. Así, el coste laboral por hora trabajada en España medido por este índice subió un 3,9% anual y un 0,4% anual en la serie desestacionalizada y corregida de calendario para mayor ajuste. 

En el caso de las actividades profesionales, científicas y técnicas en el segundo trimestre, el coste aumentó un 3,6% anual y un 0,6% en la serie ajustada. Mientras, en las actividades sanitarias y de servicios sociales en el segundo trimestre creció un 5,2% anual y un 0,9% en la serie ajustada. 

Asimismo, se recuerda que el lunes el Ministerio de Empleo y Seguridad Social publicó los datos de afiliación y desempleo de agosto con un desempeño desigual para las profesiones y que analizamos desde Unión Profesional.

martes, 8 de agosto de 2017

La confusa relación entre productividad y bienestar

«Conforme las sociedades se enriquecen, tal vez sea inevitable una desaceleración de la productividad y que las cifras del PIB per cápita nos digan cada vez menos sobre el bienestar real de las personas». Así reflexiona Adair Turner, presidente del Instituto de Nuevo Pensamiento Económico (INET, en inglés) en su reciente artículo sobre el crecimiento de la productividad

En su razonamiento, llevado al extremo, sostiene que en un futuro en el cual las actividades que produjeran la mayoría de los bienes y servicios que generan bienestar fueran llevadas a cabo por máquinas, ello tendría un reflejo escaso en el volumen del Producto Interior Bruto (PIB), pues su coste de producción sería mínimo. 


De este modo, como describe, el grueso del PIB contendría otras actividades que denomina de «suma cero o difíciles de automatizar». Así, afirma que «las mediciones de productividad casi no crecerían, pero tampoco tendrían relación con mejoras del bienestar». Entre estos sectores, refiere una amalgama cuyo único nexo común parece ser que «no aumentan de ningún modo el bienestar social, sino que sólo suponen competencia por el pastel económico ya creado». Dentro de estas actividades cita a los servicios legales, la asistencia sanitaria doméstica, la seguridad policial, las regulaciones contra el fraude, las actuaciones artísticas o el alquiler de viviendas, etc. 

  • Las profesiones como generadoras de bienestar y capital social 

Sin entrar a desgranar la tesis del autor dado que este no es el formato, llama la atención una cuestión: la visión reduccionista de lo que supone el bienestar social. Pero incluso más allá, se puede defender que todas las actividades mencionadas contribuyen a la generación de bienestar y confianza en las relaciones económicas y personales con diferente intensidad, lo que por otra parte, es uno de los fines también de la ciencia económica. 

Y, no cabe duda de que las profesiones en sus ámbitos jurídico, económico, sanitario, científico, de arquitectura, ingeniería, docente y social generan diariamente la argamasa necesaria para que el resto de sectores consuman estos servicios como bienes intermedios de su producción y puedan tener un desempeño óptimo y, a título individual de las personas para que solucionen sus problemas de seguridad física y jurídica, entre otros. 

Todo ello, articulado sobre la base de la función de ordenación y control deontológico que realizan las organizaciones colegiales, finalmente favorece un capital social mayor y más sólido, que es «entendido como el conjunto de valores que permiten a los miembros de la sociedad confiar en el prójimo y trabajar conjuntamente» como menciona el economista, Javier García-Arenas en el último dossier de Caixabank.

¡Feliz verano!

miércoles, 2 de agosto de 2017

Cuestiones del estudio económico de UP para la OCDE

En marzo del 2017, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicó su Estudio Económico sobre España 2017. En él, refirió que la competencia en el sector de los servicios profesionales es aún débil y que su liberalización incrementaría la productividad, reduciría los precios, mejoraría la calidad de los servicios y generaría más empleo. Ante ello, Unión Profesional desarrolló un informe de consideraciones económicas que subraya el potencial competitivo y conceptual del subsector de servicios profesionales frente a esta nueva propuesta de liberalización. Una vez enviado el estudio económico de Unión Profesional a la OCDE, es interesante para este blog hacer un breve repaso sobre algunas de las cuestiones que analiza el informe sobre el desempeño económico del subsector de servicios profesionales y que han sido recogidas en los números 167 y 168 de la revista Profesiones


Mediante un análisis comparativo de la evolución de los márgenes empresariales en el subsector de los servicios profesional a nivel de la eurozona en el periodo 1999-2014, se observa que en el caso de España se han mantenido relativamente reducidos y se encuentran entre los países con menores márgenes tales como Francia, Finlandia o Luxemburgo. Países, donde el funcionamiento de los servicios profesionales se suele señalar más competitivo. Por tanto, es muestra de que en España, se cuenta con un número de operadores que dan lugar a un nivel de suficiente competencia y tienen a su vez la necesaria solidez financiera bajo el marco regulatorio actual. 


Entendido el indicador de esfuerzo inversor como el cociente entre la formación bruta de capital fijo y el valor añadido bruto que construye el Banco de España, nos ofrece una medida y criterio para valorar si un sector tiene la suficiente tensión competitiva para seguir una saludable actualización y desarrollo económico. En el caso del subsector de las profesiones en España, su perfil inversor se basa esencialmente en los bienes de equipo de las TIC y en propiedad intelectual. En consecuencia, se potencia el componente intelectual y tecnológico para prestar un mejor servicios a los clientes, pacientes y usuarios. Además, se ha observado que en los últimos años, el esfuerzo inversor de las profesiones ha convergido hacia el dato que muestra el conjunto del sector servicios.

jueves, 27 de julio de 2017

Acerca de la economía narrativa de las profesiones

«El cerebro humano se construye alrededor de narrativas». Así es como entendemos e interpretamos lo que nos rodea, según reflexiona en su artículo el nobel de Economía en 2013, Robert Shiller

La economía no es diferente. Y aunque es cierto que siempre ha adolecido de emplear herramientas muy técnicas que han centrado el análisis de su evolución, en las últimas décadas cada vez son más las corrientes que consideran fundamental introducir un enfoque interdisciplinar para un análisis económico más amplio y ajustado. El mayor exponente es la economía conductual, abordada en Profesiones 164, que conjuga con la psicología, pero también, como describe Shiller, el papel de la sociología y la antropología tienen elementos que ayudan a comprender mejor la economía. Aunque hay más, dado que el autor señala que como economistas, «tenemos que mirar las humanidades también». 

Entre otras cuestiones, el nobel insiste en que las narrativas afectan a la economía pues, «cuando queremos entender una depresión o recesión, como ejemplo, tenemos que entender porqué algunas personas dejarán de gastar». Concretamente, como paradigma de alguna de sus investigaciones, profundizó en las causas que modelaron el sentir general de la sociedad americana en la Gran Depresión. Así, refiere que en la caída de la demanda de los años 30 también hubo un componente narrativo potente relacionado con un comportamiento de más contracción en el gasto y más conservador en las costumbres al cundir la sensación general de que la década de los años 20 tuvo un trasfondo de inmoralidad en muchos aspectos de la sociedad tales como un carácter más libertino o fraudes financieros. 

Si nos introducimos en la economía narrativa de las profesiones, más allá de elementos de análisis que nos refieren si en el mercado hay más o menos competencia, la fluctuación de los precios o de la productividad, el foco ha de ponerse en comprender el cómo y porqué tomamos nuestras decisiones para consumir servicios profesionales. 

De este modo, en una primera aproximación, el sentir general de acudir a un servicio profesional responde a solucionar una cuestión que nos afecta de manera sensible a un aspecto de nuestras vidas en materia jurídica, de salud, o de otros bienes y derechos, y que además requerimos solucionar con un carácter de necesidad, cuando no, de urgencia. Es por ello, que demandar un mínimo de garantía sobre el control de la calidad que vamos a recibir adquiere una sensación vital, pues ponemos en juego muchas cuestiones sensibles de nuestra vida en manos de los profesionales que van más allá de fijarnos en un precio bajo como el criterio más importante. 

El contraste a esta situación que da fuerza a esta narrativa tiene que ver fundamentalmente con los casos de intrusismo que saltan a los medios en muchas ocasiones en asuntos relacionados con la salud como la odontología o la fisioterapia o la inseguridad en temas legales, entre otros. Por tanto, ello genera y puede generar aún más la necesidad en la sociedad de demandar unos profesionales cuyo ejercicio tenga un control deontológico independiente efectivo y realizado por las organizaciones colegiales como las más adecuadas para ello al ser corporaciones de derecho público. 

En definitiva, en lo que respecta a los economistas, Shiller concluye que si «hacemos espacio en nuestro kit de herramientas para la narrativa, soy optimista de que en los próximos 10 o 20 años, tendremos una mejor comprensión de las fluctuaciones económicas».

jueves, 29 de junio de 2017

Sobre el impacto socioeconómico de las profesiones

Presentación de Unión Profesional en el acto de la Asociación Premios Ciudadanos 

Reflejar la relevancia del impacto socioeconómico de las profesiones a nivel nacional y europeo fue uno de los objetivos principales de Unión Profesional (UP) en la intervención previa al acto de reconocimiento a su trayectoria por la Asociación Premios Ciudadanos (APC) el 27 de junio. En la presentación se efectúo un breve recorrido sobre el núcleo del subsector de servicios profesionales en materia conceptual y económica de la mano del secretario técnico de UP, Gonzalo Múzquiz y de Eugenio Sánchez del departamento de economía.

                       Gonzalo Múzquiz y Eugenio Sánchez de Unión Profesional en el acto Premios Ciudadanos

Los servicios profesionales afectan a materias sensibles, son bienes de confianza y se demandan esencialmente por motivos de urgencia y necesidad 

En esta línea, se destacó la contribución esencial de las profesiones que es la articulación y protección de los derechos fundamentales de los ciudadanos sobre la base del acto profesional. Esto es, un acto basado en el control deontológico, en la independencia de criterio profesional o autonomía facultativa y en la responsabilidad. Todo ello, genera dos impactos sustantivos:

  • Suministrar confianza y certidumbre a los ciudadanos y a los agentes institucionales
  • Añadir mayor competitividad al resto de sectores económicos 

Más en profundidad se mencionó que el ejercicio de las profesiones afecta a materias especialmente sensibles como la seguridad física y jurídica, la gestión patrimonial, la integración social, la educación y la calidad medioambiental, entre otras. 

Además, se recordó que los servicios profesionales son denominados como credence goods, es decir, bienes basados en la confianza sobre los que el cliente, paciente o usuario no puede evaluar con precisión el nivel de calidad recibido ex ante, durante ni ex post. 

Igualmente, se sostuvo la inelasticidad precio de la demanda de los servicios profesionales en la medida que no reaccionamos tanto a cambios a los precios como a la percepción del control sobre la calidad y, que en definitiva, nuestro consumo de servicios profesionales está más guiado por parámetros de urgencia o necesidad

Toda esta articulación conceptual genera un importante desempeño económico del subsector de servicios profesionales que, de otro modo, no sería posible y que fue sintetizado en los siguientes datos:

Conclusiones de la presentación de Unión Profesional 
  • Genera alrededor del 11% del valor añadido bruto en España. En la eurozona, la media es del 12%
  • Ocupa más del 12% del empleo en España junto con una estimación del 3% de empleo vinculado. En la eurozona, la media es del 15% 
  • Representa el 16,4% del tejido empresarial en España y casi 1 de cada 4 empresas en el sector terciario 
  • Realiza un quinto del gasto en innovación tecnológica en España y es el subsector más destacado 
  • Realiza un tercio del gasto en I+D en España y también es el subsector más destacado 
  • Supone un tercio del volumen total de servicios exportados en millones de euros en España

miércoles, 21 de junio de 2017

El Consejo Económico y Social percibe una recuperación fatigosa

Aún se mantiene un «entorno de débil crecimiento que aumenta la desigualdad». Así definió el actual panorama Marcos Peña, presidente del Consejo Económico y Social (CES), en la presentación de la Memoria Socioeconómica y Laboral del año 2016 de la institución el 20 de junio.

Un documento estructurado en tres bloques: 

En el ámbito de la economía, el CES remarcó la situación de incertidumbre global generada por los fenómenos del Brexit y la elección de Trump como presidente de los EE.UU. que apuntan a un recrudecimiento de las tensiones geopolíticas y fomentan políticas aislacionistas. No obstante, a nivel nacional, destacó que la economía española continúo la senda de crecimiento que fue más equilibrado entre las aportaciones de la demanda interna y externa.

Respecto al bloque laboral, la memoria señala el incremento de la ocupación durante el pasado año aunque matiza que hay una polarización en la que los grupos ocupacionales de técnicos y profesionales, y los de ocupaciones elementales mostraron mayor ritmo de crecimiento. No obstante, el peso de la hostelería y el comercio aún es muy notable.

En cuanto al bloque social, desde el CES se apuntó que aún hay muchos hogares que están al margen de la recuperación. Una situación que requiere un análisis de evaluación de las políticas para mejorar también la cooperación entre las administraciones.

En este sentido, Peña manifestó que «para superar las secuelas de la crisis se requiere poder construir los puentes necesarios que afiancen los cimientos de una recuperación duradera y favorecedora de la cohesión social». De este modo destacó que «la cohesión social y la eficiencia económica» son conceptos «inexcindibles» para el CES y que «el único instrumento para alcanzarlos es el entendimiento».

miércoles, 17 de mayo de 2017

brexit, economía y profesiones



El proceso de desconexión del Reino Unido (RU) de la Unión Europea (UE) promete ser prolijo e intenso a la luz de los primeros posicionamientos alejados que ya han tomado Theresa May y Jean-Claude Juncker respectivamente. Bajo este clima y a la espera del comienzo formal de las negociaciones, previsiblemente después de las elecciones británicas el 8 de junio, una de las primeras implicaciones económicas tiene que ver con la exigencia por parte de la UE de que el RU abone entre 40.000 y 60.000 millones de euros (M€), o incluso más, a causa de los compromisos adquiridos en fondos y programas europeos. Una condición sobre la que May ha mostrado su total disconformidad. 

Asimismo, la salida del RU dejará un hueco en el presupuesto de la UE de 18.000 M€ que también afectará a la contribución y fondos que recibirá la economía española. A tal efecto, la comisión del gobierno para el brexit dirigida por Soraya Saénz de Santamaría barajó en un informe interno en marzo que su aportación al presupuesto europeo aumentará en al menos 888 M€ y que podría afectar al PIB entre 2.000 y 4.000 M€. 


  • El potencial de las profesiones
No obstante, los impactos económicos para España van más allá y, para el caso que ocupa específicamente a Unión Profesional en este ámbito, es necesario describir algunas cuestiones. 

Sobre la base del posible acuerdo que se establezca cuya fórmula será un acuerdo de libre comercio entre ambos bloques, cabe mencionar que el 9,1% de las exportaciones españolas de servicios en el 2016 se dirigieron al Reino Unido con un volumen de 5.661,6 M€. Asimismo, de los 61.879,2 M€ de exportaciones de servicios durante el pasado año a todo el mundo, un tercio de ellas, 20.892,3 M€ se debieron a los servicios empresariales, donde se incluyen los servicios profesionales. Y, particularmente, una cuarta del montante total fueron servicios de arquitectura, ingeniería y otros técnicos a partir de los datos de la Encuesta de Comercio Internacional de Servicios que ofrece el Instituto Nacional de Estadística (INE). Un balance que habla del elevado nivel de competitividad exterior de nuestros profesionales. 

Por su parte, también hay que mencionar el relevante papel de los profesionales sanitarios españoles, especialmente, de medicina y enfermería, por volumen, en el Servicio Nacional de Salud (NHS) británico. Un sistema que cuenta con 57.000 trabajadores extranjeros y que podría verse dificultado si dichos profesionales han de salir. 

En cuanto a los modos de suministro de servicios que establece la Organización Mundial del Comercio (WTO), —prestación telemática, consumo en el extranjero, presencia con inversión empresarial, y el movimiento temporal de personas— también será preciso analizar las posibles implicaciones que puedan acontecer en función de lo que se acuerde. 

  • Labor de Unión Profesional con el brexit
En lo que respecta a las profesiones colegiadas, Unión Profesional viene realizando un trabajo análisis de las posibles implicaciones de diferente índole sobre los profesionales. Prueba de ello, tuvo lugar el 11 de mayo con la visita a Madrid del comisario europeo de Mercado Interior y de Servicios y, su vez, encargado de las negociaciones con el brexit, Michel Barnier, a la que acudió el presidente de Unión Profesional, Jordi Ludevid, que expuso las peculiariedades de un subsector con características propias, por las que ha de ser escuchado en estas negociaciones, atendiendo al impacto directo e indirecto que su ejercicio implica en términos socio-económico.

jueves, 6 de abril de 2017

Profesiones automatizadas, ¿un escenario real?

Imagen Pixabay

«Los avances en inteligencia artificial no afectarán sólo a los empleados de las fábricas, sino que tendrán también un enorme impacto en trabajadores del sector servicios, incluidos trabajadores de cuello blanco, profesionales asalariados». Así lo cree Ryan Avent, corresponsal económico de la revista The Economist, que acaba de publicar La riqueza de los humanos. El trabajo en el Siglo XXI (Ariel, 2017). Sin duda, el avance de la inteligencia artificial y la automatización supone una revolución que ocupa cada vez más espacios en prensa y ensayo y cuyo denominador común será un cambio radical que ya experimentamos en sus etapas iniciales. No obstante, cabe pensar qué sucederá con las profesiones colegiadas. 

El autor señala que ya hay una serie de profesiones que están en riesgo de ser automatizadas tales como los conductores, repartidores o incluso los pilotos de avión. Por el contrario, hay una serie de actividades profesionales que, por sus características intrínsecas, no parecen tan permeables a la tecnologización en términos de sustitución, si bien, sí en términos de complementariedad como ya sucede en las últimas décadas. Basta citar los medios tecnológicos y técnicas de procesamiento de datos e información que ya emplean profesiones como las sanitarias, la arquitectura e ingenierías, las científicas o las jurídicas, entre otras, que ayudan al profesional a ser más preciso y ganar un nivel de productividad razonable. 

En cualquier caso, si algo caracteriza a la prestación de un servicio profesional es su heterogeneidad que se hace patente cuando un profesional aborda las variadas casuísticas que presenta cada cliente y paciente donde también intervienen elementos intangibles y reputacionales asociados a la confianza entre personas. En consecuencia aplicar procesos de estandarización y automatización demasiado rígidos no sería lo más conveniente ni beneficioso para la sociedad. Asimismo, el análisis sobre una determinada problemática social por una profesión que requiere combinar el conocimiento de campo de la situación, teoría y datos para concluir las acciones a llevar a cabo tampoco parece una tarea tan replicable o aconsejable por un método de inteligencia artificial, al menos, en lo que se prevé actualmente. 


jueves, 23 de marzo de 2017

La reforma de servicios profesionales en el punto de mira europeo

El primer trimestre del año suele ser momento de realizar algunos balances sobre distintas materias. Este, que está a punto de finalizar, nos ha dejado algunas referencias a la reforma de los servicios profesionales desde la Comisión Europea y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que es conveniente no perder su perspectiva y que son objeto de seguimiento y análisis por Unión Profesional

El patrón común que une a todas ellas contiene las siguientes características: 
  • Se parte de un análisis sobre las profesiones que solo contempla cuatro grupos principales: ingenierías, arquitectura, jurídicas y contabilidad.
  • El parámetro principal para medir el nivel de regulación sobre el que se basan es el Product Market Regulation (PMR) que construye la OCDE y que también examina únicamente los cuatro grupos de profesiones mencionadas.
  • Se apremia a una liberalización de los servicios profesionales para eliminar las barreras de acceso y ejercicio que detectan de acuerdo, fundamentalmente, al PMR.
  • Señalan como resultado de esa liberalización un mayor nivel de competencia, más empleo, precios más bajos, mayor eficiencia asignativa, mayor productividad y más calidad del servicio

Sirva a modo de recuerdo la siguiente relación desde lo más reciente: 
>> La última alusión vino de la mano de la OCDE el 14 de marzo. Sobre la base de un análisis global de la economía española para el 2017 sobre los retos que debe afrontar, apuntó a la aplicación de políticas para combatir el desempleo fundamentadas en una mayor formación, así como introducir más progresividad en la estructura tributaria. Además, insistió en seguir con el ritmo de las reformas estructurales para incentivar una mayor innovación empresarial y productividad. Y, en esta línea, subrayó que debe continuar la implantación de la Ley de Unidad de Mercado y aprobarse la reforma de los servicios profesionales. Para apoyar esta recomendación, señaló que las profesiones son menos productivas en nuestro país en relación a otros europeos y que existen requisitos de entrada al ejercicio aún elevados. Con la liberalización, defiende, se lograría más productividad, precios más reducidos, más calidad y empleo.
>> Anteriormente, el 22 de febrero la Comisión Europea publicó una serie de recomendaciones enmarcadas en el Paquete de Invierno del Semestre Europeo con informes específicos a cada país miembro de la Unión Europea (UE). Junto con indicaciones para reducir el déficit público y mejorar la empleabilidad dentro mercado laboral, concretamente, refirió acelerar la aplicación de la Ley de Unidad de Mercado y adoptar la reforma de los servicios profesionales. Entre sus argumentos para ello, mencionó las barreras aún restrictivas para el ejercicio y que la liberalización de los servicios profesionales resultaría en un nivel más alto de eficiencia asignativa de los recursos y en un mayor crecimiento de la productividad.
>> Por último, cabe recordar la Comunicación 820 del 10 de enero de la Comisión Europea al Parlamento Europeo y al Consejo sobre las recomendaciones de reforma para la regulación de los servicios profesionales. Una Comunicación enmarcada en el Paquete de Medidas dentro de la Estrategia del Mercado Único y que realiza dichas recomendaciones según el resultado del ejercicio de evaluación mutua que los Estados Miembros realizaron en el periodo 2014-2016 sobre la regulación de las profesiones. En este sentido, su análisis solo está centrado en los grupos de profesiones de arquitectura, ingeniería civil, contables, abogados, agentes de patentes, agentes inmobiliarios y guías turísticos. Conforme a los efectos que supondría introducir regulaciones profesionales menos restrictivas, destaca que habría entre un 3% y un 9% más de empleo en algunas profesiones si los requisitos de acceso fueran menos exigentes, o que las profesiones reguladas obtienen un 4% más de prima salarial en comparación con las que no están reguladas.